Artículos

Artículos

La Batalla es de Jehová

“Y sabrá toda esta congregación que Jehová no salva con espada y con lanza; porque de Jehová es la batalla, y él os entregara en nuestras manos” (1 Samuel 17:47). Desde un punto de vista humano David no tenía ninguna posibilidad de ganar contra Goliat. Él no era rival para Goliat en tamaño o armamento, pero David no se sentía perjudicado, pues estaba seguro de que la batalla le pertenecía al Todopoderoso. Incluso los niños más pequeños conocen el resultado de la batalla de David contra Goliat, ¿pero entendemos sus implicaciones para nosotros?

A medida que buscamos la salvación de nuestras almas y las almas de los que nos rodean, debemos ser conscientes de la batalla que se está llevando a cabo. Estamos en guerra “contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes” (Efesios 6:12). Con el poder que el diablo posee y con tantos de su lado, somos tentados a sentirnos como el ejército de Israel cuando Goliat los mantuvo intimidados durante cuarenta días seguidos. ¿Qué vamos a hacer cuando Satanás parece controlar los medios de comunicación, la industria del entretenimiento, los oficiales del gobierno, los grupos religiosos y la gran mayoría de la gente? Podemos tener la confianza de David y saber que esta batalla también es del Señor. Podemos “fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza. Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo….Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes” (Efesios 6:10, 11, 13). Vamos a perder esta guerra espiritual si nos enfocamos en lo que nos falta, es decir, las armas de Satanás, pero estamos seguros de la victoria, si nos damos cuenta de lo que tenemos, a saber, el poder del Todopoderoso en cuyo nombre peleamos. “¡La batalla es del Señor!"